Ruth convirtió sus sueños en realidad gracias a DACA. ¿Ahora qué?


Ruth* se alegra y complace en hacer cosas muy simples que otros padres en Estados Unidos hacen sin pensar o valorar. Una de las cosas más notables, es que puede conducir a sus hijos a las prácticas de fútbol, a la escuela y a los eventos de servicio comunitario sin preocuparse por ser detenida por la policía. Pero, la alegría y la libertad que Ruth experimenta al llevar a sus hijos a sus actividades cotidianas pueden estar en serio peligro.

Ruth llegó a los Estados Unidos a los nueve años de edad. Desde que llegó, siempre vivió con miedo de que la separaran de su familia debido a su estado migratorio en este país. Ella era muy joven cuando Estados Unidos se convirtió en su hogar y no entendía todos los desafíos legales que enfrentaría más adelante.

Ruth dice que siempre se vio obligada a vivir en las sombras, no siendo capaz de socializar plenamente con otros niños. Ella sabía desde una edad temprana que no podía hacer o disfrutar de las mismas actividades que ellos, incluyendo cosas simples como salir de viaje o manejar en la carretera con su familia.

Como adulta, la situación de Ruth empeoró. Ella no pudo continuar con su sueño de estudiar en la universidad y convertirse en abogada o trabajar como una oficial de la ley. De hecho, ni siquiera podía obtener un trabajo sencillo o manejar, y mucho menos, hacer viajes con sus hijos o ir a una sala de emergencias sin que se les pidiera identificación.

Cuando el ex presidente Obama presentó el DACA, Ruth dice que su vida cambió completamente. DACA (por sus siglas en inglés) es el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. Más de 780,000 jóvenes han recibido la protección legal del programa DACA desde su creación en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) en 2012. DACA no proporciona residencia legal o beneficios gubernamentales, sino que proporciona a los beneficiarios autorización de trabajo temporal en los Estados Unidos y recibir la postergación de una posible y eventual deportación.

Debido a DACA, Ruth fue finalmente capaz de salir de las sombras y obtener el trabajo. Trabaja en una escuela y se enorgullece de poder servir a su comunidad.

Con DACA, ella pudo obtener su licencia de conducir, pudo usar su identificación para tramitar la compra de una casa, y puede manejar tranquila por las carreteras para llevar a su hijo mayor a visitar posibles universidades donde estudiar. Recientemente, ella ha podido ayudar a su hijo a lograr el sueño de ser aceptado en una universidad de cuatro años en los Estados Unidos. Ruth ha regresado a la escuela para continuar su propia educación, y pronto obtendrá una licenciatura en contabilidad.

Ruth dice que no habría podido alcanzar la mayoría de los logros que tiene ahora si no fuera por DACA. Ahora tiene otros sueños por cumplir. Espera terminar su licenciatura y ayudar también a su hija a ir a la universidad apoyándola financiera y emocionalmente.

La respuesta católica

El 5 de septiembre, la Administración (gobierno) actual anunció que dará por terminado el programa DACA en los próximos seis meses. El futuro es incierto para cientos de miles de personas que como Ruth llegaron sin a los Estados Unidos cuando eran niños.

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) denuncia la decisión de poner fin a DACA y alienta firmemente al Congreso a encontrar una solución legislativa definitiva.

“La cancelación del programa DACA es reprensible. Provoca un temor innecesario para los jóvenes de DACA y para sus familias. Estos jóvenes entraron en los Estados Unidos como menores de edad y para muchos de ellos, Estados Unidos es su único hogar. La decisión de terminar el DACA es inaceptable y no refleja lo que somos como estadounidenses”.

“Como personas de fe, decimos a los jóvenes de DACA –sin importar su estado migratorio-, ustedes son hijos de Dios y son bienvenidos en la Iglesia Católica. La Iglesia Católica les apoya y abogará siempre por ustedes”.

Lee la declaración completa aquí.
* El nombre real ha sido cambiado para proteger la privacidad de “Ruth”.

Alza la voz para Proteger a los DREAMers

¿Cómo puedo ayudar?

Ayuda en los Estados Unidos

Apoya a los migrantes y refugiados en los Estados Unidos donando a CCUSA.

Ayuda en el extranjero

Llega a los migrantes y refugiados en el extranjero donando a Catholic Relief Services.

Comparte el amor

Utiliza las redes sociales para inspirar a otros a amar al prójimo en todas partes.

Tus prójimos viven al otro lado de la calle y del país, a través de los océanos y los hemisferios. Mientras millones de los hijos de Dios huyen de la guerra, la persecución y la pobreza, el Papa Francisco, Cáritas Internationalis, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, Catholic Charities USA, y Catholic Relief Services te invitan a compartir su viaje al caminar con ellos en oración y apoyo.