Hiat, una madre huyendo


Hiat
Nacida en Hama, Siria.
Vive en Atenas.

Con la guerra estallando alrededor de ellos, había tan poca comida que la gente estaba muriendo de hambre. Al igual que las estructuras a su alrededor, cualquier semblanza de comunidad o sociedad se había derrumbado.

Apenas hace unos años, Hiat tenía un esposo, una casa y un futuro. Hoy, ella está en sus treinta, es una madre de seis – y es viuda. Su difunto esposo es una víctima entre las decenas de miles de víctimas civiles de la guerra civil de 5 años en Siria.

Antes de la guerra, Hiat vivía con su familia en la ciudad siria de Hama. Su familia vivía una vida tranquila y de clase media. Muhammad, su hijo mayor, iba a la escuela, hacia su tarea, y jugaba tenis y fútbol.

Pero las cosas para Hiat y su familia comenzaron a desmoronarse cuando comenzó la guerra. La ciudad de Hama está al norte de la ciudad de Homs, donde han tenido lugar algunos de los enfrentamientos más intensos y brutales. Después de la muerte de su marido, Hiat decidió dejar Siria. Con la guerra estallando alrededor suyo, había tan poca comida que la gente estaba muriendo de hambre. Al igual que las estructuras a su alrededor, cualquier semblanza de comunidad o sociedad se había derrumbado.

Viajar a Europa sin compañía masculina no es sólo difícil para una mujer, es peligroso. Los contrabandistas son conocidos por tomar grandes sumas de dinero de los refugiados para el transporte cuando un pasaje de autobús barato sería suficiente. Hiat teme que algunos de sus hijos podrían no sobrevivir al peligroso viaje que muchos sirios hacen para llegar a refugios seguros en Alemania o Suecia.

Con la ayuda de CRS y Caritas, Hiat y sus hijos tienen una agradable habitación en Atenas en un hotel que se ha convertido en un centro temporal de refugiados que alberga a cientos de personas. La familia recibe dos comidas al día. Caritas también ofrece asesoramiento y asistencia para ayudar a personas como Hiat a planificar sus próximos pasos.

Ella es una mujer hermosa con una sonrisa maravillosa pero parece agotada y temerosa. Incluso con el apoyo humanitario, Hiat tiene un camino difícil por delante. Ella no entiende por qué su familia tiene que pasar por tanta agitación y cree que los Estados Unidos podrían detener la guerra, “si lo intentara”.

Como madres en todas partes, su mayor preocupación es el bienestar de sus hijos. “Mis hijos no han vivido en absoluto. No han hecho nada malo. ¿Por qué han de morir?

¿Cómo puedo ayudar?

Ayuda en los Estados Unidos

Apoya a los migrantes y refugiados en los Estados Unidos donando a CCUSA.

Ayuda en el extranjero

Llega a los migrantes y refugiados en el extranjero donando a Catholic Relief Services.

Comparte el amor

Utiliza las redes sociales para inspirar a otros a amar al prójimo en todas partes.

Tus prójimos viven al otro lado de la calle y del país, a través de los océanos y los hemisferios. Mientras millones de los hijos de Dios huyen de la guerra, la persecución y la pobreza, el Papa Francisco, Cáritas Internationalis, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, Catholic Charities USA, y Catholic Relief Services te invitan a compartir su viaje al caminar con ellos en oración y apoyo.